sábado, 21 de febrero de 2015

El baile de los penitentes

La teniente de la guardia civil Lucía Utrera es una de las protagonistas de las novela "El baile de los penitentes" (2014), del autor ovetense Francisco Bescós.

Utrera es teniente de la guardia civil en la comandancia de Calahorra, en La Rioja. La apodan "La Grande". Es de Córdoba. Es una mujer grande, de hombros excepcionalmente anchos y cuello corto, media melena negra y rizada. De rostro agradable, limpio de formas y amable de gestos. No le gustan nada las cigüeñas y sí el acuario con 15 peces de colores que tiene en su despacho. Por cierto, un despacho que está tan viejo como el resto de la casa cuartel, en la que largas grietas recorren el perímetro de unas paredes y techo enmohecidos. A Utrera, en ocasiones, se le sigue notando el acento cordobés. Se come un sandwich de atún. Está casada con Bernard, un inglés de Chelsea, de buena familia, que lo ha dejado todo por Lucía, que cocina, hace los deberes con los niños, decora la casa, da clases de inglés y lee multitud de libros. Una extraña pareja para una picoleta. Pero Bernard no se ha quejado nunca.

Otros personajes:

Ramírez es un guardia joven de ojos compungidos. Largo y fino. Delgaducho y nervioso. Medirá 1,95, aunque no llega a pesar 80 kilos. Poco a poco se va llevando mejor con Utrera. Juntos parecen sacados de una película de Abbott y Costello.

Campos es sargento. Un hombre pequeño y fibroso, con el aspecto de sufridor voluntario que tienen los montañeros o los corredores de maratón.

Aguilera es comandante de la guardia civil.

Fonseca y Sagredo, teniente y cabo respectivamente, que han llegado desde Madrid.

Y también Roque, que es un yonqui. Ulises, un matón. Rosas, el mafiosillo local. Angel, un pijo de Madrid. Roberto, que es médico. Vicente, albañil. Lidia ... toda una fauna de personajes perdedores.

Me ha gustado mucho "El baile de los penitentes". No es una novela negra al uso, ya que no solo hay policías y asesino, eso sí es una crónica negra, a veces muy negra, de la vida y costumbres de varios de los protagonistas a lo largo de sus miserables vidas. Es Semana Santa en Calahorra, un pueblo riojano donde casi nunca pasa nada. Aparece el cadáver de Nuria Isabel, una niña de etnia gitana, y la teniente Utrera debe esclarecer este crimen con muy pocos medios y ningún indicio o pista de la que tirar. Por otro lado, está a punto de celebrarse "Jueves y Viernes Santo de Los Borregos", un sorprendente juego de apuestas al que acuden, desde muy antiguo y sin excepción, todos los hombres pudientes del lugar y alrededores. Una interesante mezcla de novela policíaca y costumbrismo realista de bajos fondos que no dejará indiferente a nadie. Lo dicho, para mi una obra muy muy recomendable.

Francisco Bescós nace en Oviedo en 1979. En el año 2003 se licencia en Comunicación Audiovisual y Publicidad en la Universidad de Navarra. Es editor y colaborador habitual de la revista online Suburbano.net , con sede en Miami. En 2014 gana el XXVII Concurso Internacional de Relatos Policíacos de la Semana Negra de Gijón con "Hombres de negocios". Con esta novela que hoy comentamos "El baile de los penitentes," gana el VIII Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona 2014."
Presentación del libro en Carmona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada